Las principales características de los halógenos

El término halógeno se emplea para hacer referencia a cada uno de los seis elementos químicos que forman parte del grupo 17 de la tabla periódica, y son los siguientes: el bromo (Br), el cloro (Cl), el yodo (I), el flúor (F), el téneso (Ts) y el astato (At). Etimológicamente la palabra «halógeno» proviene del griego «formador de sales» en referencia a la facilidad que tienen estos elementos para unirse con el sodio (Na) y formar sales como el cloruro de sodio (NaCl).

En estado natural se encuentran como moléculas diatómicas químicamente activas. Son elementos oxidantes, siendo el flúor  capaz de llevar a la mayor parte de los elementos al mayor estado de oxidación.

Algunos compuestos presentan propiedades similares a las de los halógenos, por lo que reciben el nombre de pseudohalógenos. Puede existir el pseudohalogenuro, pero no el pseudohalógeno correspondiente.halógenos

El ser humano lleva aprovechando las propiedades de los halógenos desde la antigüedad, mucho antes de tener los conocimientos técnicos necesarios para poder distinguirlos o realizar estudios profundos sobre ellos. Su principal aplicación se daba en forma de sales, que los griegos y los fenicios usaban para preservar los alimentos.

Los halógenos muestran una tendencia a formar un ion haluro: un compuesto que tiene un átomo halógeno y un grupo funcional, catión o elemento con menor electronegatividad. A los compuestos que presentan halógenos se los conoce como compuestos halogenados.

El grupo al que pertenecen los halógenos es muy diverso, ya que es posible hallarlo a presión y temperatura normales en los tres estados: el flúor y el cloro, en estado gaseoso; el bromo, en estado líquido; el ástato y el yodo, en estado sólido.

Con respecto a su color, los halógenos abarcan un rango también muy amplio: el yodo puede ser negro o violeta; el bromo es rojo amarronado; el cloro presenta un verde amarillento; el flúor es amarillo pálido. El ástato, por su parte, no vive lo suficiente para ser advertido por la vista.

Características de los halógenos

Las principales características de los halógenos son las siguientes:

  • Al presentar una elevada electronegatividad de sus átomos tienen también la característica de tener una alta reactividad.
  • Se pueden combinar con los metales y formar de esta manera halogenuros haluros
  • Reaccionan con mucha facilidad con los Hidrocarburos para dar lugar a los Halogenuros de Alguilo.
  • Tienen energías de ionización muy altos.
  • Al presentar una alta afinidad electrónica, tienen una fuerte tendencia a ganar el electrón que les falta para completar su configuración electrónica.
  • Forman entre ellos mismos compuestos diatómicos.Características de los halógenos
  • Todos los elementos del Grupo de los Halógenos poseen al menos la valencia -1
  • Los Halógenos son elementos fuertemente oxidantes, siendo el Flúor el de mayor carácter.
  • Son no metálicos aunque sus propiedades pueden llegar a tener algún carácter metálico.
  • Son tóxicos y tienen un olor característico.
  • Los Halógenos son poco abundantes en la naturaleza.

Propiedades de los halógenos

Sus propiedades tanto físicas como químicas resultan del elemento que se esté estudiando, de esta manera tenemos que:

Los halógenos son un grupo diverso, que puede hallarse a temperatura y presión ordinarios en los tres estados de la materia:

Gaseoso: flúor y cloro.

Líquido: bromo.

Sólido: yodo y ástato.Propiedades de los halógenos

Respecto al color, van del amarillo pálido (flúor) y verde amarillento (cloro), al rojo amarronado (bromo) y violeta o negro (yodo). El ástato en cambio no posee una vida media lo suficientemente larga para ser visto.

Los halógenos son sumamente reactivos, por lo que nunca se les encuentra en su forma monoatómica, sino como parte de otros compuestos. A lo sumo pueden hallarse formando moléculas biatómicas del mismo elemento (X2).

Son elementos monovalentes (-1), es decir, necesitan un electrón para completar su último nivel de energía. Por eso, son todos elementos oxidantes. Igualmente, su electronegatividad es de 2.5 en la escala de Pauling (o menos), siendo el flúor el más electronegativo y decreciendo en el resto.

Por otro lado, el ástato y el téneso son elementos radiactivos de corta vida media. Este último es además un elemento sintético, el segundo más pesado creado hasta la fecha.

Aplicaciones de los halógenos

  1. Los halógenos tienen diferentes usos y pueden ser usados para fabricar lámparas halógenas, las cuales se caracterizan por tener una luz brillante y blanquecina. Estas lámparas incluyen bromo o yodo con un gas inerte y un filamento de tungsteno. Debido al equilibrio térmico del gas y el filamento, las lámparas pueden tener una vida útil bastante extensa, resisten el calor y dan un mejor rendimiento en comparación a las lámparas incandescentes.
  2. Los derivados del flúor tienen una notable importancia en el ámbito de la industria. Entre ellos destacan los hidrocarburos fluorados, como el anticongelante freón y la resina teflón, lubricante de notables propiedades mecánicas.Aplicaciones de los halógenos
  3. El cloro encuentra su principal aplicación como agente de blanqueo en las industrias papelera y textil. Así mismo, se emplea en la esterilización del agua potable y de las piscinas, y en las industrias de colorantes, medicamentos y desinfectantes.
  4. Los bromuros actúan médicamente como sedantes, y el bromuro de plata se utiliza como un elemento fundamental en las placas fotográficas. El yodo, cuya presencia en el organismo humano resulta esencial y cuyo defecto produce bocio, se emplea como antiséptico en caso de heridas y quemaduras.

Toxicidad de los halógenos

Los halógenos son muy reactivos, lo cual representa un peligro para el cuerpo humano, ya que al ingresar al mismo desplazan otros elementos o forman compuestos venenosos o tóxicos en su interior.

Los halógenos tienden a disminuir en toxicidad hacia los halógenos más pesados.

El flúor es extremadamente tóxico y en concentraciones de 0.1 % es letal en minutos. El ácido hidro fluorhídrico también es tóxico: es capaz de penetrar la piel y causar quemaduras profundas muy y dolorosas. El gas de cloro es altamente tóxico y produce una reacción tóxica de forma inmediata. El bromo puro es algo tóxico pero menos que el flúor y el cloro, sin embargo, cien miligramos de bromo son letales. El yodo es relativamente tóxico, es capaz de irritar a los ojos y pulmones, si es ingerido puede ser letal. Por su parte, el ástato es radiactivo y por ende un material peligroso para la salud en cualquier presentación.