Fuentes de emisión y aplicaciones de los óxidos de azufre.

Los óxidos de azufre (SOₓ) son compuestos conformados de azufre y moléculas de oxígeno. El dióxido de azufre (SO₂) es la forma predominante que se encuentra en la capa inferior de la atmósfera. El óxido de azufre es el término común para muchos tipos de compuestos que contienen azufre y oxígeno, tales como:

  • Óxidos de azufre inferiores (SnO, S₇O₂ and S₆O₂) SO
  • Monóxido de azufre (SO)
  • Dióxido de azufre (SO₂)
  • Trióxido de azufre (SO₃)
  • Óxidos de azufre (SO₃ y SO₄y condensados poliméricos de ellos)
  • Monóxido de azufre (S₂O)
  • Dióxido de disulfuro (S₂O)óxidos de azufre

Estas moléculas son incoloras, pero tienen un olor y sabor muy distintivos y fuertes que se pueden detectar cuando el gas se encuentra en alta concentración.

El monóxido de azufre, SO, es un compuesto común de óxido de azufre que rara vez se encuentra fuera del espacio. Cuando se concentra o se condensa, se convierte en S2O2 o dióxido de azufre. En condiciones de laboratorio extremas, se puede producir monóxido de azufre tratando el dióxido de azufre con vapores de azufre en una descarga luminiscente. En el espacio, el monóxido de azufre se detecta alrededor de una de las lunas de Júpiter, Lo, en la atmósfera y en el toro de plasma. Debido a que es raro en su ocurrencia, es difícil comprender completamente el peligro del monóxido de azufre, pero como dióxido de azufre es tóxico y corrosivo.

El dióxido de azufre, uno de los óxidos de azufre más populares, es un gas incoloro, no inflamable y venenoso con un olor que a menudo se describe como a fósfor justo. El dióxido de azufre puede ser convertido a estado líquido a temperatura ambiente bajo presiones moderadas.aplicaciones de los óxidos de azufre.

Como líquido, se congela a -37°C y hierve a -10°C bajo presión atmosférica. El dióxido de azufre, como el monóxido de azufre a menudo se encuentra en el espacio. Su vida media en la atmósfera es corta de unos 2 a 4 días, y casi la mitad de las emisiones vuelven a depositarse en la superficie, mientras que el resto se transforma en iones sulfato (SO42-). Es soluble en agua, formando una disolución ácida, y aún siendo inestable en estas condiciones, es capaz de formar sales como los sulfitos y bisulfitos.

El trióxido de azufre, SO, es un contaminante importante en su forma gaseosa y es el componente principal de la lluvia ácida. Cuando está completamente seco, el vapor de trióxido de azufre es completamente invisible; pero cuando está en forma líquida, es transparente.

Los trióxidos de azufre emanan profusamente, incluso siendo utilizados como un agente de humo. El vapor inodoro es extremadamente corrosivo, debido a su formación de niebla de ácido sulfúrico. El trióxido de azufre es un reactivo esencial en las reacciones de sulfonación, en la creación de colorantes, productos farmacéuticos y detergentes.

Los trióxidos de azufre inalterados ocasionarán quemaduras graves cuando se ingieren o inhalan, ya que son altamente corrosivos. Es importante saber que el trióxido de azufre debe manejarse con mucho cuidado, ya que reacciona muy violentamente con el agua. La combinación de trióxidos de azufre con agua crea ácido sulfúrico, que es altamente peligroso y corrosivo.

Fuentes de emisión y aplicaciones de los óxidos de azufre.

En conjunto, más de la mitad de las emisiones de Óxidos de azufre que llegan a la atmósfera se producen por actividades humanas. Los óxidos de azufre se producen principalmente cuando los gases que contienen óxidos de azufre se someten a combustión, a través del tostado de minerales de sulfuro de metal, plantas generadoras de energía con alto contenido de azufre y que queman carbón.

Los vehículos también pueden producir óxidos de azufre, especialmente quemadores de gases pesados. La fuente más común de dióxido de azufre es la naturaleza, que representa entre el 35% y el 65% de las emisiones, como los volcanes. Los datos sobre la composición de SOx de la combustión y otras fuentes artificiales indican que aproximadamente el 98 por ciento del SOx emitido es dióxido de azufre; la fracción restante de las emisiones típicas de SOx es el trióxido de azufre y sus derivados.Fuentes de emisión de los óxidos de azufre

Los óxidos de azufre tienen un gran número de aplicaciones diferentes. Aunque se usa principalmente en la producción de ácido sulfúrico, SOx incluso se usa como desinfectante o como detergente y blanqueador. Es utilizado como conservantes en los alimentos, más comúnmente en frutas y carnes secas. Otro uso común de los óxidos de azufre es como refrigerante, ya que absorbe calor; aunque es extremadamente reactivo, y rara vez se usa de esta manera. En estado líquido el SO2 es un buen disolvente y es utilizado como tal.

Contaminación de los óxidos de azufre

Se sabe que los óxidos de azufre contribuyen a la contaminación del aire y al smog. Los óxidos de azufre más importantes por lo que respecta a la contaminación atmosférica son el dióxido de azufre, SO₂ y el trióxido de azufre, SO₃. La emisión del dióxido es muy superior cuantitativamente a la del trióxido.

Los dos se emiten conjuntamente y la proporción del segundo es de un 1% a un 5% del total. El dióxido de azufre en altas concentraciones puede ser un gas irritante que provoca alteraciones en los ojos y en las vías respiratorias. En determinadas circunstancias, se producen reacciones químicas en las cuales este dióxido se puede transformar en trióxido.Contaminación de los óxidos de azufre

Por su parte, el trióxido de azufre no permanece mucho tiempo en la atmósfera, ya que es altamente higroscópico y en contacto con la humanidad se transforma en ácido sulfúrico. Este ácido arrastrado por el agua de lluvia tiene efectos corrosivos producidos por la lluvia ácida sobre los recursos naturales, llegando a provocar la destrucción de bosques, vida salvaje y la acidificación de las aguas superficiales.

Las emisiones de SOₓ pueden afectar negativamente a muchos tipos diferentes de vegetación, incluidos los cultivos agrícolas. Las plantas que están expuestas a SOₓ en grandes cantidades, o durante períodos prolongados de tiempo, produjeron un rendimiento menor, tuvieron menos hojas e incluso murieron prematuramente.

Efectos sobre la salud humana de los óxidos de azufre

El contacto con los SOₓ perjudica principalmente las mucosidades y los pulmones provocando ataques de tos, si bien éste es absorbido por el sistema nasal. La exposición de altas concentraciones durante cortos períodos de tiempo puede irritar el tracto respiratorio, causar bronquitis, reacciones asmáticas, espasmos reflejos, parada respiratoria y congestionar los conductos bronquiales de los asmáticos. Sus efectos es manifiestan en corto tiempo después de la  exposición, provocando aceleramiento y dificultad para respirar e irritación de ojos.

En forma líquida, se evapora rápidamente lo que puede provocar congelación al contacto con la piel.